1914 – 1918 Historia de la Primera Guerra Mundial, David Stevenson

19 09 2017

Pocos libros me han despertado tanta curiosidad sobre un tema histórico como este de David Stevenson. Su minuciosidad, narración, apego a los detalles y explicaciones de una época tan turbulenta como fascinante, hace de este libro un documento imprescindible para conocer los entretelones de un conflicto global. 1914 – 1918 Historia de la Primera Guerra Mundial (2004), narra con la pericia del historiador especialista, uno de los hechos que marcaron la vida contemporánea. Los personajes y tensiones internacionales se entrelazan con narraciones de batallas y atrocidades que, en nuestros tiempos, se ven lejanos, pero que tienen algo vívido por otros sucesos más cercanos a nuestra época.

IMG_5867Acaso las fricciones entre potencias nos son ajenas ahora, o la bravata entre los líderes de los grandes bloques económicos se ha debilitado como consecuencia de haber vivido dos grandes guerras mundiales. La respuesta es obvia, en las más de 900 páginas de este libro habitan momentos pasados que tienen un reflejo en lo que sucede en estos momentos en el mundo. No hemos cambiado. Nos movemos en las arenas movedizas de un orden mundial que en cualquier momento puede desestabilizarse y crear un nuevo conflicto, la pregunta es qué tan intenso será ese enfrentamiento.

Este libro nos describe la situación de las sociedades en las primeras décadas de 1900 y cómo sus diferencias, formas de gobiernos, intereses supranacionales y, sobre todo, su incapacidad para detener la carrera hacia la guerra, llevó al mundo a presenciar la muerte de millones de jóvenes en los campos de batalla y en las zonas civiles ocupadas por los ejércitos.

Hay que rescatar del libro de Stevenson que no es un mero y sombrío relato de una época funesta del planeta, es también un alegato a no repetir semejantes atrocidades y desatinos. ¿Serán suficientes decenas de libros más para hacernos entender que hay que cambiar? al menos hagamos el esfuerzo por leerlo, estudiarlo, conversarlo y transmitir su mensaje. Es lo menos que se merece el mundo.

Anuncios







A %d blogueros les gusta esto: