tres conciertos tres

21 04 2007

En los últimos días he asistido a una serie de conciertos de artistas que cultivan estilos musicales muy diferentes entre sí. En marzo, acompañado por unos cuantos miles de personas más, pude ver a un músico como Roger Waters y su sorprendente show “The Dark Side of the Moon”. La sola aparición de Waters en Lima era ya algo inusual y muy esperado por sus fans, un globo aerostático de color rosa y con forma de chancho fue lanzado al cielo limeño y los espectadores nos sentimos transportados hacia el lado oscuro de la luna, volando sobre una nube de sonidos imaginados por el artista muchos años atrás. Fue una experiencia nostálgica, sonora y visual, algo que los fanáticos del rock quisiéramos ver siempre por estos olvidados parajes.

el chancho de Roger Waters

Semanas después asistí al concierto de EVOC (East Village Opera Company), una sorpresa muy grata, un regalo de cumpleaños que me dieron un par de amigos muy queridos. Si poder ver a Roger Waters en Lima era algo impensado tiempo atrás, tener en nuestra ciudad un grupo como EVOC era por decir lo menos, desacostumbrado. Esta compañía de ópera combina ese género con el rock-pop, el rap, y otros estilos; es una mezcla que pudiera parecer forzada a primera vista, sin embargo esta mixtura de géneros no es nueva (Jesucristo Superstar, Tomy, ¿nos suenan conocidos?).
EVOC
Como sea, mi amigo Rodo se sintió admirado al estar en un concierto sin tener idea de cómo sería la performance del grupo, tan solo con una canción escuchada previamente como referencia. Debo confesar que la primera parte del espectáculo no me entusiasmó demasiado, pero el transcurrir de los minutos y temas posteriores me transportaron a una serie de sensaciones que había experimentado pocas veces con otros grupos. En verdad EVOC dejó una huella muy marcada en los espectadores que llenaron el vértice del Museo de la Nación.
La semana que pasó me animé a ir al último concierto de esta serie, fue en el CC. de España, tocaron dos notables músicos polacos: Marek Cholonieski y Lucasz Szalankiewicz. Fueron tres performances de música electrónica, que –especialmente en el caso de Cholonieski- me dejaron la grata sensación de haber presenciado el correcto uso de los sintetizadores, samplers y la tecnología al servicio de la música, Cholonieski utilizaba células fotosensibles para elaborar variaciones sonoras que eran reproducidas por computadora.
performance de Marek Cholonieski
Fue maravilloso ver cómo la luz de una lámpara y su acción sobre un aparato tecnológico se convertían en sonido y música.
Aunque mis gustos musicales son variados, tengo cierta predilección por la música electrónica, especialmente por esa manera tan suya de sorprenderme con sus sonidos y la forma en que estos se combinan y complementan. Sin dudarlo diría que este último concierto me dejó un recuerdo más placentero, si tener que quitarle méritos a Waters y EVOC, pero bueno uno tira por el camino que más le atrae ¿verdad?

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: